Mauthausen, la voz de mi abuelo

Sábado, 14 de noviembre de 2020

Mauthausen, la voz de mi abuelo relata en primera persona la llegada de Manuel Díaz al campo de concentración junto a dos compañeros españoles enrolados también en el ejército francés, hechos prisioneros mientras intentaban contener con su batallón el ataque de la Wehrmacht durante la Guerra Relámpago.

El espectáculo recrea lo sucedido de manera sintética pero elocuente: atravesándose en los peldaños de una vieja escalera de tijera, González evoca esa primera noche en una litera compartida; colocando una hoja de dicha escalera sobre sus espaldas, de pie sobre la otra hoja, la actriz malagueña, dirigida con ingenio por Pilar G. Almansa, crea una metáfora expresiva de la trocha de 186 peldaños en la que encontraron la muerte cientos de prisioneros, arrastrados por las enormes piedras con las que cargaban. 

La narración, magnética, adopta la perspectiva coloquial del pueblo llano: Manuel Díaz fue aprendiz de herrero con doce años, trabajó luego en una pastelería y para la Real Balompédica Linense, pintando líneas en el campo y vendiendo limonada a la afición. Su mirada franca, al ras del suelo, y su sentido del humor, transmitidos por la actriz fulgurantemente, contrastan con la ferocidad de los hechos. No hay elaboración intelectual ni partidaria en sus puntos de vista, directos y francos.

Inicio del Evento
Fin del Evento
Tipo de evento
Teatro